¿Cómo calcular el valor de una web?

¿

Existen muchas razones por las que querrías vender tu página web. Quizá no tengas tiempo para llevar un proyecto, o puede que no te esté yendo tan bien como te esperabas.

Llegados a este punto, saber cuánto cuesta mi web es algo fundamental.

Conocer cuál es su valor de mercado evitará que regales la web, además de acelerar la venta al estar moviéndote en un intervalo de precio realista.

Para conocer el dato, existen algunos factores que nos darán la máxima cantidad de información posible. Descubre todo sobre el tema en las siguientes líneas.

Los factores más importantes para calcular el valor de una web

  1. Beneficios

Si tu web está generando beneficios, tienes un factor clave para calcular el valor de la misma.

Lo único que tienes que hacer es aplicar esta fórmula: beneficio mensual x 12 (es decir, la cantidad de beneficios que recibiremos en un año si siguiéramos la misma trayectoria que hasta el momento).

También podríamos variar la fórmula en el plazo de tiempo de 2 años (beneficio mensual x 24) o a 3 años (beneficio mensual x 36).

Para calcular el valor de la web teniendo en cuenta el índice de beneficios es interesante calcular los costes operativos o el mantenimiento. Para ello, puedes hacerte estas preguntas:

  • ¿Qué tiempo le dedicaste a la web antes de que fuese rentable?
  • ¿Cuántos links pagaste y cuál fue el precio de los mismos?
  • ¿Cuántas campañas pagaste?
  • ¿Cuál ha sido la evolución de las ventas en los últimos meses/años?
  • ¿Se prevé que la empresa ha llegado ya a su máximo apogeo, o hay potencial de crecimiento?

Importante: en cualquier caso, este factor nunca será definitivo. Puede servir para negociar con el cliente, pero no dudes en escuchar su propuesta.

  1. Nº de visitas

Otro factor que se utiliza para calcular el precio de una web es la cantidad de visitas que recibe (también podría utilizarse el nº de clicks como índice de referencia).

Es lógico pensar que, cuanto mayor sea la cantidad de visitantes que recibimos, mayor serán las ventas que tiene la web (salvo casos extraños).

Para calcular el impacto de la web en este caso podríamos multiplicar la remuneración en publicidad por el nº de visitantes (al mes) y los ingresos mensuales que se perciben. Como en el caso anterior, el resultado se puede calcular para 12, 24 o para 36 meses.

Ahora bien, para poder trabajar con esta métrica es fundamental trabajar con los datos más precisos posibles. Para ello, hazte con una herramienta avanzada, como Google Analytics. Tan solo tendrás que sacar algunos informes sobre la fecha a estudiar.

Puedes complementar esta información con Herramientas para webmaster de Google.

Importante: es recomendable ampliar este estudio a todo un año. La razón de ello es que puede haber temporadas donde los números fluctúan en demasía. Por ejemplo, con la llegada de la Navidad es normal que se incrementen las visitas, de la misma manera que en verano se suele contraer.

  1. Backlinks

El nº de Backlinks de una web tiene mucho que decirnos sobre el valor de la misma, pero este criterio hay que cogerlo con pinzas.

Hay backlinks de gran autoría que aumentarán el precio de la web de forma considerable, mientras que existen otros que tienen poco poder, incluso hasta podrían estar penalizados y hacer que la página no valga nada.

  • Por ejemplo, una web con un enlace desde la Wikipedia podría ser muy interesante para los inversores.
  • En cambio, si el enlace viene de una red social como Facebook no servirá de nada. La razón de ello es que será de tipo no follow; es decir, que no transferirá una parte de su autoría, como sí que lo haría un enlace convencional (también conocidos como follow).

También habrá que comprobar la tasa de crecimiento de enlaces orgánicos en el tiempo. Si la tasa está disparada, Google lo detectará como un crecimiento no natural y recibiremos una importante penalización.

  1. Otros factores a tener en cuenta

Además de los factores anteriores, hay otros 3 que no debemos pasar por alto para calcular el valor de una web:

  • Suscriptores al newsletter: si el ratio de suscripción a la newsletter por parte de los usuarios es elevado, también es muy buena señal. Esto podría elevar el valor de la página.
  • Impacto en redes sociales: aunque los enlaces de las redes sociales, como tal, no tienen mucho valor, si la comunidad asociada es activa podría influir positivamente en el valor de la web.
  • Lector de RSS: también es importante conocer la cantidad de suscriptores RSS que tiene un blog. Si el contenido es elevado, es señal de que el contenido es de buena calidad.

Ahora que ya conoces todo esto, en el momento en el que tengas que vender tu web podrás tener una idea aproximada sobre su precio.

Sobre el autor

Carlos

Mi verdadera pasión es la de divulgar mi estilo de vida y los hábitos que han provocado una mejora en mi vida aumentando mi forma de afrontar las cosas. Espero aportarte información de interés.

Añadir comentario