El éxito del póker está en la tecnología

E

El póker, como juego de naipes, encuentra sus orígenes en la lejana Persia, allá por el año 1000, en donde se ha documentado que se jugaba a un juego similar, denominado âs nas. Desde esos lejanos tiempos, ¿cómo es posible que el póker sea un fenómeno de masas entre las nuevas generaciones? ¿Dónde está el secreto de su éxito? La respuesta no la demoraremos, diremos que se encuentra en la tecnología. Ésta se ha convertido en un aliado poderoso de este juego de cartas. Veremos, a continuación, los nexos de unión entre los juegos de póker gratis o de pago y la tecnología.

Los avances tecnológicos están atravesando una edad dorada. La tecnología no sólo avanza en temas de ocio, en donde podemos incluir a este juego de cartas, sino que la tecnología se expande en todos los órdenes de la vida. Y más en estos tiempos, en donde algunos expertos indican que la sociedad está inmersa en una revolución digital. Como antes hubo una revolución industrial. Son cambios muy significativos y el póker siempre ha sabido adaptarse a todos los cambios, y podemos asegurar que lo está demostrando con su perfecta simbiosis con los avances tecnológicos.

Esta unión, además, se antoja crucial no en el sentido de evolucionar intrínsicamente como juego de ocio, sino con el objetivo de atraer a las nuevas generaciones, las cuales son extremadamente digitales. Gracias a esto, en la actualidad, este juego de naipes goza de una inmensa popularidad entre los jóvenes, asiduos a participar en juegos de póker gratis o presenciar de manera virtual el desarrollo de torneos en los que participan profesionales. Porque, en sí, el póker continúan manteniendo su esencia pura en cuanto a sus reglas de juego. Eso sí, estas mismas reglas de juego exigen a los jugadores unos conocimientos sobre el mismo. No es cuestión de tener suerte, sino de demostrar un aprendizaje y capacidad de dominio de las situaciones ambientales. Veremos que aquí también hay un factor tecnológico.

Seis tecnologías aliadas del póker

Pero antes de desembocar en ese factor tecnológico, capaz de ganar hasta partidas de manera que no se requieran unos altos conocimientos, desglosaremos otros avances tecnológicos que han favorecido el auge de la popularidad del póker. El más básico es la adaptación que los desarrolladores tecnológicos han realizado. Es decir, que el póker puede jugarse desde cualquier dispositivo, sea un ordenador, una tableta o un portátil. Es un juego adaptado a la tecnología. Esto, además, puede hacerse desde cualquier sitio en donde haya conexión a internet, en cualquier instante del día e interactuando con cualquier otro jugador del mundo. Parece sencillo, pero no todos los juegos han sabido generar su parte más digital.

Esto se ha propiciado por una implementación de los lenguajes de programación (C, C++ o java), que han posibilitado esos accesos sencillos y múltiples que comentábamos anteriormente. Asimismo, la tecnología de plataformas en la nube también combina con el póker, permitiendo que muchos jugadores jueguen a este juego sin necesidad de tener que pensar en cómo resolver problemas de almacenamiento. Este tipo de desarrollo tecnológico favorece esas partidas online gratuitas alrededor del mundo, así como un intercambio de conocimientos y aumento del aprendizaje. De hecho, muchas escuelas de póker ha implementado estas tecnologías en sus manuales de estudio.

Sucede en otros sectores en donde interviene la tecnología. El usuario, en este caso el jugador del póker, se vuelve más exigente y demanda más novedades y actualizaciones. Es decir, que este juego de naipes sea lo más real posible, como si estuviéramos sobre una mesa de tapete verde en un gran escenario. Lo real debe ser igual en lo virtual, y es por eso que la tecnología de realidad virtual y aumentada son buenos compañeros de viajes. Motivo suficiente para que la tecnología de realidad virtual también sea usada por los desarrolladores de juegos del póker. La inteligencia artificial  permite ofrecer partidas más personalizadas y reales a los usuarios, optimizando todas sus necesidades de ocio con este juego. Para ello, las empresas de desarrolladores utilizan determinados programas de software capaces de analizar a los jugadores, conocer sus gustos e inquietudes y tratar de anticiparse a sus requerimientos.

Sin alcanzar el grado de tecnología de última generación encontramos otro elemento como la usabilidad (UX), aunque su importancia en el éxito del póker es igualmente significativa. El diseño y accesibilidad del póker en su variante digital es fundamental. Sin un desarrollo adecuado de esta tecnología, ningún usuario podrá disfrutar de la mejor experiencia posible con este juego de naipes.

La tecnología crea el jugador perfecto de póker

Con avances tecnológicos como los comentados, el póker ha conseguido estar entre los juegos de cartas y de ocio más demandados en el ámbito de la red; tanto es su éxito que más allá de las plataformas que ofrecen juegos online gratuitos, que muchos casinos tradicionales están progresivamente integrándose en este mundo digital en busca de su parte del negocio.

Pero vayamos, en esta parte final del artículo, a un último avance tecnológico, cuya trascendencia es máxima, como se demuestra, que la unión entre póker y tecnología que ahora comentaremos, en el hecho de que este avance ha tenido un espacio en la prestigiosa revista Science. Sí, el póker es un juego digno de estudio de publicaciones científicas. ¿Y cuál es el motivo? Nuevamente esa conexión amiga con la tecnología.

Como decíamos antes, el póker, más allá de tener unos minutos de ocio jugándose unas partidas gratuitas con los amigos, conlleva la necesidad de un duro aprendizaje. Es decir, que aquellos jugadores profesionales que se embolsan grandes cantidades de dólares no lo hacen por un golpe de suerte, sino porque han estudiado las interioridades del póker. Pero eso no asegura el éxito. El ser humano no puede controlar todos los factores durante una partida, pero sí lo puede hacer un programa informático, el cual ha sido desarrollado por investigadores de la Universidad de Alberta, en Canadá. En este centro se ha creado un software (responde al nombre de Cepheus) capaz de ganar cualquier partida al póker. Su funcionamiento y éxito responde a la implementación de los últimos avances tecnológicos en materia de análisis de datos. De esta manera, la tecnología ha creado al jugador perfecto de póker. Valga un dato: este software es capaz de analizar más de 6.000 millones de manos cada segundo. A nival más básico, diremos que si no se puede jugar con amigos, también se puede jugar contra la máquina, aunque podremos elegir un nivel menos imbatido. Es así como el póker, merced a la tecnología, se ha convertido en un fenómeno de masas entre una generación digital.

Sobre el autor

Carlos

Mi verdadera pasión es la de divulgar mi estilo de vida y los hábitos que han provocado una mejora en mi vida aumentando mi forma de afrontar las cosas. Espero aportarte información de interés.

Añadir comentario