Una década de marketing digital: cómo ha cambiado el panorama de 2010 a 2020

U

¿Serías capaz de recordar tu vida hace diez años? Especialmente pensando en el marketing digital. La cultura pop estuvo marcada por Jersey Shore y el nuevo dispositivo de Apple: el iPad. En mi carrera, acababa de fundar mi agencia de marketing digital con tan solo dos personas en Elche, Alicante. En la década transcurrida desde entonces, he visto cómo tanto mi empresa como yo, hemos evolucionado adaptándonos a los nuevos cambios y nos hemos dado cuenta de que la mentalidad del mundo en cuanto a marketing digital ha cambiado drásticamente.

La lucha por ser visto y escuchado.

Cuando entramos en 2010, los especialistas en marketing se dieron cuenta del poder de la publicidad digital, enviándonos a la batalla mediante campañas de email marketing software (que a día de hoy se siguen usando) para ser vistos y escuchados en un mercado sobresaturado. En cuanto a las redes sociales, se popularizaron algunas actualizaciones, incluidos hashtags y búsqueda de palabras clave entre publicaciones. Dos implicaciones de estas características fueron el aumento de las campañas de marca y las prácticas de posicionamiento SEO, que ahora se dan en las estrategias de publicidad digital.

Sin embargo, para cuando las marcas aprendieron un algoritmo de Facebook, una actualización nos sirvió de uno nuevo. 2016 marcó un gran cambio para la plataforma, con el sistema “Newsfeed Value” de Facebook dando el poder a la gente y enviando a las marcas al asiento trasero. Como solución propuesta para el volumen de contenido en el sitio, esta actualización priorizó lo que era “más relevante” para los usuarios en forma de publicaciones de amigos y familiares.

Luego, en 2018, justo cuando las marcas se estaban ajustando, Mark Zuckerberg nos lanzó otra actualización destinada a facilitar “interacciones sociales más significativas”. Los especialistas en marketing sintieron las consecuencias de la disminución del tráfico, y las publicaciones nativas recibieron preferencia sobre los anuncios. Las marcas giraron para aumentar la visibilidad al establecer una cultura que giraba en torno a la narración creativa, el marketing de influencers y, por supuesto, la participación de la audiencia.

Prevalece el contenido de moda.

Fomentar dicho compromiso se presenta de muchas formas diferentes, desde los KPI hasta la comunidad. Sin embargo, a medida que las redes sociales continuaban introduciendo nuevas funciones, se esperaba que las marcas aprovecharan al máximo las tecnologías en desarrollo. Si bien los especialistas en marketing siempre han realizado ajustes en función de lo que es actual y popular, el exceso de funciones lanzadas en Facebook e Instagram nos obligó a acelerar el ritmo si queríamos estar al día.

Ahora, el contenido visual es el estándar, y las expectativas crecen constantemente con el tiempo. El poder del video impulsó el desarrollo de una serie de funciones, vimos además marcas como Nikon que se adentraban en las cámaras de acción. En 2016, Instagram lanzó Stories. Combinado con Facebook Live en 2017 e IGTV en 2018, las marcas no tenían excusa para confiar en contenido estático. Además, como Instagram anunció recientemente Reels para mantenerse al día con un favorito de los millennials, además de TikTok. Aparentemente no hay señales de que el video se desvanezca.

La transparencia se convierte en una prioridad.

Recordar la última década de las redes sociales estaría incompleto sin hacer referencia al escándalo más grande que ha visto la industria del marketing digital: el caso Cambridge Analytica de 2018. Este evento histórico provocó conversaciones sobre las prácticas de la marca para informar a los consumidores que crearon efectos duraderos en nuestro entorno digital.

Después del lanzamiento de la historia, las marcas comenzaron a controlar los daños. Las relaciones con las audiencias ahora eran tensas, la confianza rota y las prácticas cuestionadas. Las marcas tuvieron que reconstruir virtualmente las conexiones con los consumidores, y Facebook tuvo que hacer lo mismo. Mientras las marcas trabajaban para reconstruir la confianza del consumidor, Facebook intentó recuperar a sus usuarios cambiando la prioridad a la experiencia del usuario. Se implementaron nuevas restricciones de uso de datos, que requieren que las marcas reciban permiso de la audiencia para el uso de datos y prohíben el intercambio de datos con terceros.

Incluso a través de este desastre de las redes sociales, las marcas sobrevivieron. Las marcas se volvieron reales con sus audiencias y reconstruyeron la confianza a través de la honestidad. La autenticidad y la honestidad se convirtieron en valores rectores, lo que resultó en un consumidor más consciente y una recentralización de la experiencia del cliente.

Los últimos 10 años fueron una increíble oportunidad de crecimiento para las marcas y los especialistas en marketing. Aprovechamos las habilidades que aprendimos a lo largo de la década para seguir involucrando a nuestra audiencia, desarrollando contenido interesante y siendo honestos y abiertos sobre cómo estábamos rediseñando nuestras prácticas.

Sobre el autor

David García

Añadir comentario