La programación la segunda medicina

L

En este artículo, de título paródico, veremos las aplicaciones de las nuevas tecnologías en la medicina. El uso de la impresión 3D, los drones o la nanotecnología están abriendo nuevas puertas a la tecnología del futuro. Probablemente salgan muchos avances que en principio iban destinados a otra causa, pero que finalmente se les ha encontrado una aplicación en la medicina, a veces mejor incluso. Nos vamos a centrar en la nanotecnología, los drones, la impresión 3D y los exoesqueletos.

Nanotecnología

Este quizá sea el campo tecnológico en el que más difícil es avanzar, pues hay que encontrar nuevos métodos de fabricación. “La nanotecnología puede ser la próxima revolución industrial y, sin duda, la medicina se va a beneficiar de muchos desarrollos en este ámbito”, dice Ramón Martínez Mañez, químico director científico del CIBERBBN (centro de Investigación Biomédica en Red en Bioingeniería, Biomateriales y Nanomedicina).

También explica que se está investigando en nuevos dispositivos más pequeños y menos invasivos para diagnosticar enfermedades. Apunta que la nanotecnología se podría usar en la liberación controlada de fármacos, de esta forma sería posible liberar el medicamento sobre un tumor directamente, sin tener que repartirse por todo el cuerpo, por ejemplo. Esto haría posible un tratamiento más eficaz y menos dañino, tanto a largo como a corto plazo.

El Instituto de Bioingeniería de Cataluña trabaja en el desarrollo de nano-robots como vehículos para liberar fármacos.

nanotecnologia y medicina
Nano-robots y glóbulos rojos.

Exoesqueletos

Un exoesqueleto trata de identificar a partir de los datos de sus sensores cuál es la intención del usuario y puede asistir sus movimientos a partir de la aplicación de fuerzas en los segmentos del cuerpo del paciente.

“Los exoesqueletos están en una fase de ensayos clínicos que permitirán validar su eficacia desde el punto de vista terapéutico, pero creo que en cinco años serán habituales en todos los hospitales”, explica Jose Luis Pons, ingeniero del Grupo de Neuro-Rehabilitación del Departamento de Neurobiología Funcional y de Sistemas del Instituto Cajal-CSIC. Una vez sean de uso hospitalario común, el siguiente paso será poder usarlo el día a día para asistir movimientos. Aunque yo personalmente no se hasta que punto esto podría suponer un beneficio o ser perjudicial. 

En España los exoesqueletos se usan de forma experimental para la rehabilitación y asistencia de personas con problemas medulares y/o neurológicos. Ya hay algunas start up que comercializan estos exoesqueletos, es el caso de TechnaidGogoa, y Marsi Bionics. Esta última comercializa exoesqueletos pediátricos.

Exoesqueletos medicina
Exoesqueleto para personas con problemas medulares.

Impresión 3D

Las impresoras 3D ya son una realidad, podemos comprar una propia en casi cualquier gran superficie que comercie con electrónica. El caso es que ya es posible usarlas para la medicina y poder fabricar mediante la impresión 3D instrumental médico, implantes, prótesis y elementos ortopédicos. La impresión de modelos anatómicos personalizados de huesos permite a los traumatólogos ver con un gran nivel de detalle el nivel de una lesión, por ejemplo.

La española Exovite ha desarrollado un sistema basado en un escáner 3D capaz de capturar la imagen exacta de la extremidad dañada del paciente. Mediante un software propio es capaz de generar una nueva férula a medida que se imprime en 3D en tan sólo 30 segundos. Lo cual permite diagnósticos y tratamientos más rápidos y precisos.

Cabe destacar la patente de un dispositivo de drenaje cerebral impreso en 3D, o el caso en que los médicos del Hospital Infantil CS Mott de la Universidad de Michigan, Estados Unidos, crearon para ellos un implante con una impresora 3D para salvar la vida a tres bebés que habían nacido con  traqueobroncomalacia, un padecimiento respiratorio incurable.

impresion3d medicina
Dispositivo para drenajes cerebrales impreso en 3D.

Drones

Esta es otra de las tecnologías que ya están al alcance de todos y que puede tener una gran aplicación a la medicina. Por ejemplo el Defikoter: un dron para salvar a víctimas de paros cardíacos.  Este sistema combina lo que ofrece la telefonía móvil con la tecnología de los drones. “A través de una aplicación en los teléfonos móviles se puede enviar una llamada de auxilio y el dron parte de forma autónoma y transporta el desfibrilador guiado por un sistema de GPS”, anota Friedrich Nölle, de la asociación alemana Definetz en conjunto con la empresa Height Tech, quienes desarrollaron este proyecto.

Otro proyecto que podría suponer un gran avance en la medicina es Ambulance Drone, es el caso de un dron parecido al anterior que equipa un desfibrilador y tiene capacidad para cargar algo más de 2Kg, lo que posibilita llevar otro tipo de utensilios o medicamentos necesarios.

En cualquier caso se podría usar un dron para llevar vacunas o medicinas a zonas de difícil acceso o áreas desfavorecidas reduciendo también los costes. Otra posibilidad es la del reconocimiento de un terreno antes de entrar los equipos de rescate en un accidente o catástrofe.

About the author

Rafa V.

Add comment