Los edificios “Passive House”, “Passivhaus” o “Casas Pasivas” consiguen reducir hasta un 90% las necesidades de calefacción y refrigeración. La poca energía suplementaria que requieren se puede cubrir con facilidad a partir de energías renovables, convirtiéndose en una construcción con un coste energético muy bajo para el propietario y el planeta.

Este estándar no requiere del uso de un tipo de productos, materiales o modelos de arquitectura específicos. Tan solo consiste en la optimización de los recursos existentes a través de técnicas pasivas, como por ejemplo reducir la superficie en contacto con el exterior para disminuir las necesidades de climatización o una orientación correcta de las ventanas para aprovechar el calor del sol cuando están cerradas y mejorar la ventilación natural al abrirlas, o poner protecciones solares que impidan un sobrecalentamiento en verano, etcétera.

Casa pasiva esquema

Esquema de Casa Pasiva.

Para construir una Passive House hay 5 pasos básicos:

  1. El aislamiento térmico: Este se consigue recubriendo o insertando en las paredes distintos tipos de materiales aislantes. Un punto muy importante a la hora de aislar una casa es la cubierta, es decir el techo, pues es la parte que por lo general está más expuesta al Sol.
    aislamiento termico casa

    Esquema de aislamiento térmico en paredes.

  2. Cerramientos, puertas y ventanas: Deben llevar una ubicación bien estudiada y hay que prestar atención a un correcto montaje. Por lo general se usan cierres de PVC o madera, también los hay de aluminio, pero son  menos recomendables debido a la conductividad del material. En cuanto a los vidrios los hay de doble, triple e incluso cuádruple acristalamiento, aunque lo realmente importante es el aislamiento que ofrezca cada uno. Estos cristales llevan en su interior algún gas inerte como por ejemplo argón. Refleja el calor al interior de la vivienda en invierno y lo mantiene en el exterior durante el verano.
    Ventanas madera

    Ventanas de madera con triple acristalamiento.

  3. Ausencia de puentes térmicos: La transmisión de energía no sólo se da en los elementos generales como paredes o techos, sino que también se da en las esquinas, juntas, etcétera. Se producen pérdidas o ganancias térmicas indeseadas y las temperaturas superficiales en esas zonas suelen ser inferiores a las del resto de la casa, pudiendo provocar la aparición de moho. para construir sin puentes térmicos hay 3 posibilidades:
    1. No interrumpir la capa de aislamiento.
    2. Usar un material con la resistencia térmica mayor.
    3. Cuidar las juntas entre elementos constructivos.
  4. Ventilación mecánica con recuperación de calor: Esto consiste en ventilar la casa usando un intercambiador de calor, así se calienta el aire entrante usando el calor del aire interior que va a ser expulsado. Actualmente los más eficientes son los de doble flujo, consiguiendo un 90% de rendimiento.
  5. Estanqueidad al aire: En una construcción convencional, las corrientes de aire que se pueden dar a través de ventanas, huecos o grietas provocan incomodidad en el usuario y hasta condensaciones interiores, particularmente durante los períodos más fríos del año.Las casas pasivas tienen que ser lo más estancas posible logrando una eficiencia elevada del sistema de ventilación mecánica. Esto se logra cuidando al máximo la ejecución de las juntas durante la construcción.La hermeticidad del edificio se mide con una prueba de presión, o ensayo Blower Door, que consiste en crear una diferencia de presión entre interior y exterior a través de un ventilador colocado en la puerta principal. Para cumplir el estándar, el resultado debe ser inferior a 0.6 renovaciones de aire por hora.

A esto se le pueden añadir sistemas automáticos que abran las ventanas en función de la diferencia de temperatura, que cierren o abran las persianas en función de la luz que reciben, o incluso para poder controlarlo de forma remota con un smarphone.

Como veis las Passivhaus son edificios que suponen un desafío a la arquitectura y la tecnología, no solo a la hora de construirlos, sino también a la hora de diseñar nuevos materiales y sistemas que mejoren la eficiencia y el rendimiento de este. Son edificios que a menudo están bastante inmersos en la domótica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *