Slack, mejorando las comunicaciones empresariales

S

slack-large

Las empresas están cambiando y por consecuencia, también sus comunicaciones. Vivimos inmersos en una corriente de emprendedores y startups que darían para otro post. Pero lo más importante, estas startups y empresas de nueva creación necesitan comunicarse.

Estudios revelan que desconcentrar a alguien le hace perder el foco y que no vuelva a ser productivo hasta 20 minutos después. Esto, unido a la inmediatez de los mensajes a las que nos están acostumbrando las nuevas tecnologías hacen que el email se nos quede corto. Y es que buscamos la inmediatez con el menor esfuerzo.

Esta es la razón de ser de Slack. Una comunicación que no sea invasiva, de manera que no desconcentre al compañero. Además de ser cómoda, evitando pérdidas de tiempo levantándose -aunque a veces una conversación cara a cara puede ahorrarnos algún que otro disgusto-.

Antes de Slack estaba Google Talk o Hipchat. Además éstos incorporan llamadas de vídeo y audio. La diferencia es la sencillez de Slack, ya que ofrece una búsqueda por todos los mensajes, un almacén de archivos y un canal de chat para cada aspecto de la empresa. Además de mensajes directos y subgrupos dentro del grupo general.

Slack

Tal vez esto se aleje de Google Talk, pero hasta ahora es bastante similar a Hipchat. La diferencia básica reside en sus bots, los cuáles se encargan de integrar al chat ciertas aplicaciones externas. Ejemplos son Google Drive, Github, Dropbox o incluso el mismísimo Google Hangouts. De esta manera el canal de chat que tiene activas estas integraciones avisa de cambios. Un ejemplo es Trello -un servicio para la organización de tareas-, sus notificaciones no son emergentes y pierden inmediatez, Slack hace que esas notificaciones se vuelvan inmediatas sin tener abierto Trello. Simplemente publica en el chat los cambios que se producen en esa aplicación.

Otro acierto de la plataforma es el uso de hashtags para mencionar canales y el de la arroba para mencionar personas, incluso con @everyone, se menciona a todos a la vez. Slack se encuentra para iOs y Android. Para PC funciona desde una ventana del navegador o creando una aplicación de escritorio con Google Chrome, nada nativo aún, una pena.

El hype de Slack llega de imprevisto, cuando ya muchas empresas han intentado llenar ese hueco de comunicación pero ninguna acaba de convencer. Tal vez sea el furor inicial y esto quede en nada, o tal vez las conversaciones cambien y sean más productivas. Slack busca ser el lugar dónde almacenar toda nuestra información, ¿lo conseguirá?

 

Si tú también tienes problemas de comunicación en tus entornos, comparte este post! ;)

About the author

Sergio Luján

Ingeniero industrial especializado en proyectos electrónicos. Geek por definición; así que suelo pasearme por Twitter, @jLodz.

Add comment