Steve Jobs: Pasión. Tecnología. Revolución

S

Es 24 de febrero de 1955. Un día ordinario en California. Las computadoras no existían. Tampoco la música más allá de la mítica radio o el innovador televisor. No había GPS, ni satélites. Tampoco teléfonos móviles. Internet (o Arpanet) era un “avanzado” sistema de comunicaciones electrónicas para propósitos bélicos. Nada que ver con Redes Sociales, ni con Inteligencia Artificial. El cine era –y sigue siendo- el séptimo arte. Innovador, esperanzador. Era el futuro hecho presente. Como en cualquier día de cualquier ciudad en el mundo, cientos, miles de niños nacieron. Cientos o miles de personas murieron, y otros cientos o miles están viviendo sus propias historias.

Hoy se cumplen 60 años de esa fecha, la cual habría sido como cualquier otra, pero no. Ese día nació Steve Jobs.

steve joven

Muchos lo consideran el Thomas Edison de nuestra época. Otros, un hombre de carácter arrogante, prepotente, casi inhumano, que se valió de sus habilidades personales para ganar crédito con inventos que, sin duda alguna, nos han transformado la vida, una y otra vez. Inventos que han marcado hitos en su propia historia personal, como si hubieran sido parte de su vida íntima –y en efecto, fue así-, como el haber conocido un amigo más, o una experiencia más. Simplemente asombroso. Pareciera que los mismos surgieron en su memoria en aquellos días en los que vivía sus experiencias espirituales en India, o en la Granja donde trabajó/vivió buena parte de sus años iniciales, o tal vez en sus primeros años de universidad, en medio del ruido académico producido a su alrededor con los cursos que tomaba. Fue precisamente en estos años que desarrolló su filosofía empresarial y de vida: simpleza, elegancia, perfección en los detalles, funcionalidad.

Hoy todos sus aportes llevan su impronta, un sello muy particular que los distingue. Como todos sabemos, Steve falleció en octubre de 2011, pocos días antes de presentar una nueva versión de su producto estrella, el iPhone 4S. Sin embargo, pareciera que aún está presente, con sus “círculos de distorsión de la realidad”, inspirando a cientos, quizás miles a que dejen el alma en sus proyectos, y es esto lo que la gente ve en sus productos, ese “think different” que inmortaliza la filosofía de una empresa que es objeto de culto por muchas personas, ese rasgo distintivo que encuentras casi siempre en todo lo que hacen: simpleza, elegancia, perfección en los detalles, funcionalidad.

A continuación, algunos momentos memorables:

Un computador personal, y en casa.
Para ese entonces la idea de tener una herramienta potente de cómputo, que cupiera en un escritorio y que fuera asequible era totalmente descabellada. Steve y Woz (Steve Wozniak) le dan forma con el Apple I, un tablero de circuitos completamente ensamblado que contaba con la posibilidad de incorporar cualquier pantalla y teclado existente. El costo fue de $666,66; pero no es sino hasta la salida del Apple II que el concepto de ordenador personal cobra fuerza. Orientada inicialmente hacia ingenieros y entusiastas de la tecnología, era el primer “all in one” de la historia, pues incorporaba pantalla, teclado y puertos de memoria. Con ella, muchas personas se iniciaron en el mundo de la computación personal, pues su bajo costo era accesible para la mayoría de las familias americanas de clase media, y suponía la incursión de la computación personal en otras aplicaciones: videojuegos, educación, negocios, impresoras y ofimática.

apple II
Apple II

1984 no será como “1984”

En este año, la empresa de la manzanita era conocida. Sus productos ya estaban formando parte de la cultura de la época, pero, esto apenas comenzaba…

(VISTE EL IPOD?? EN 1984??)

 Macintosh viene a ser el proyecto secundario de Apple en una época en la que Steve Jobs no era tan apreciado en su propia empresa. No obstante, fue con la presentación de esta nueva generación de computadores y sus periféricos enfocados a las artes gráficas que Apple se posiciona en este mercado, ofreciendo un ordenador bastante costoso (US$ 2.495,00) con software e impresoras para auto-edición. El Mac fue el primer ordenador con una Interfaz Gráfica de Usuario (GUI) y un ratón. El Mac en sus distintas versiones estaría presente en el mercado desde 1984 hasta 1998. Curiosamente, Steve Jobs abandonaría Apple en 1985.

NeXT y Toy Story.
Steve funda NeXT en 1986. Es una forma de hacerle frente a una Apple que comienza a mostrar signos de desatinos, y a su vez de consolidar su visión personal. NeXT ofreció estaciones de trabajo dedicadas a la enseñanza superior y las empresas. Ostenta el mérito de haber sido el primer servidor del mundo, y de haber sido empleado por Tim Berners-Lee en el CERN en el desarrollo de lo que hoy conocemos como navegadores Web.

El precio base de estos equipos era de $6.500,00 y contaban con el sistema operativo NeXTSTEP, el cual incorpora la navegación/escritura WYSIWYG!. Sus prestaciones de hardware fueron innovadoras para la época, en sus diversas presentaciones: 8 y 64 MiB de memoria RAM, 256 MB de disco magneto-óptico, de 40 a 660 MB de disco duro, Ethernet y una pantalla de 17 pulgadas en blanco y negro con una resolución de 1120 por 832 píxeles. Esta empresa es absorbida por Apple con el reenganche de Jobs en 1996.

next computer
Jobs presentando la computadora NeXT al segmento empresarial

Como si fuera poco, Jobs estuvo detrás de lo que hoy conocemos como Pixar, una empresa del grupo de Lucasfilm que hacía animación computarizada. Steve adquiere esta empresa por la suma de US$ 10 millones. Toy Story en 1995 fue el resultado de la creencia de Jobs en la empresa. Su visión sobre el futuro de la animación gráfica contribuyó ampliamente a la creación de éxitos de taquilla como Up, Brave y Ratatouille, amén del propio Toy Story. La Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Estados Unidos le hizo un homenaje In Memoriam, considerándolo parte del legado cinematográfico mundial.

La Revolución de la Industria Musical. El iPod y iTunes.
Ya en los inicios del siglo XXI Apple le propone a los amantes de música de todo el planeta la posibilidad de llevar toda su música consigo, ocupando poco espacio. Hablamos de música digital. El iPod –sobre todo el classic- es considerado un objeto de culto, y sus precios siguen siendo elevados, aún y cuando sus primeras líneas de productos han sido discontinuadas. Su diseño fue realizado por Jony Ive y ha redefinido el concepto de música portable. Esto no habría sido posible sin la creación y desarrollo de una tienda de música que agrupara colecciones casi infinitas de nuestros artistas favoritos, a un precio irrisorio, en la mayoría de los casos. El mercado musical como se conocía hasta entonces cambió radicalmente. iTunes redefinió los modelos de negocio de la industria, cosa que ya venía haciendo Napster por otras vías.

También, por su contribución a la industria musical, recibió un Grammy Honorífico póstumo. Su recepción fue hecha por Eddy Cue, quien dedicó palabras bastante emotivas en su honor.

La era Post-Pc ha llegado: iPhone y iPad, MacBook Air.

Este era uno de los postulados principales de Steve. Sostenía que, en el mundo actual la premisa iba a ser estar permanentemente conectado a Internet, y esto debía lograrse en un ambiente de total movilidad. La prescindencia de estar sentado al frente de un PC para estar Online era –y de hecho, lo es- el futuro de las sociedades digitales.

Bajo esta premisa, surgen gadgets como el iPhone o el iPad, y aunque no es propiamente un dispositivo con estas características, la MacBook Air.

¿Y cuando nada tiene sentido?
Esto es una de las cosas que más impresionan de Jobs. Quienes hemos tenido la oportunidad de conocer su historia hemos visto que, más allá del hombre infinito, como algunos le llaman, es un ser humano como cualquiera. Es un visionario, ciertamente, pero no está exento de errores.

Él fue una persona en constante búsqueda de respuestas a sus inquietudes personales, y no siempre sus decisiones fueron acertadas, pero fue alguien genuino, capaz de romper una y otra vez sus esquemas, hasta verlos consolidados. Fue un ejemplo extraordinario de tenacidad y constancia, de éxitos y fracasos, de humanidad.

Él fue un rebelde, en toda la extensión de la palabra.

About the author

Alberto J. Belloso
Alberto J. Belloso

Soy Administrador Comercial y Especialista en Mercadeo para Empresas. Actualmente estudiando Marketing Digital y de Contenidos en Social Media.

Hago un poco de esto, un poco de aquello... También estudio diseño por mi cuenta, y así, todo aquello que despierte mi curiosidad.

Me gusta conocer sobre cómo la tecnología y la electrónica de consumo se hacen cotidianas en nuestras vidas.

De Caracas, Venezuela, la otrora "Sucursal del Cielo".

1 comment