Realmente, el avance en el mundo de las televisiones avanza a un ritmo frenético. Si cada vez son más las casas que disponen de una pantalla con resolución 4K, ahora diferentes compañías son las que trabajan para traernos a nuestros hogares los televisores con resolución 8K.

Sharp, la primera televisión 8K

Hace un par de meses Sharp saco al mercado la primera TV 8K de 85″, aunque solo está disponible en Japón. La LV-85001 cuenta con una resolución de 7680×4320, dieciséis veces la resolución del Full HD, es decir, 1920×1080.

Además, la televisión tendrá la opción de reproducir imágenes 8K en formato JPEG, sintonizador de televisión terrestre, etc

2015-09-16-image-11

No se sabe cuando esta televisión llegará al resto del mundo, pero esperemos que pronto. Su precio de salida en Japón fue de 133.000 dólares.

Guardianes de la Galaxia 2, la primera película en 8K

La segunda entrega de Guardianes de la Galaxia, una de las últimas y exitosas sagas de Marvel, será la primera película rodada en resolución 8K según su director James Gunn.

El rodaje de la película se iniciará en dos meses y está previsto que llegue a los cines del mundo en 2017. Este hecho sin duda hará que todas las marcas lancen sus televisiones 8K.

guardianes-de-la-galaxia-poster

Otras marcas que apostarán por la resolución 8K

Tras la salida de esta televisión y el anuncio de Marvel de rodar sus películas en 8K, a partir de ahora compañías como LG y Samsung ya están preparando el lanzamiento de sus pantallas UHD 8K, ya que en anteriores eventos tecnológicos pudimos observar sus prototipos.

Lo que parece claro es que por ahora el 4K seguirá liderando el mercado, pero lo que está claro es que hay que abrir paso a innovaciones.

Y vosotros, ¿qué pensáis? ¿Os parece útil lanzar este producto aun cuando hay gente que sigue con pantallas Full HD?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 comentario

  • Es una estupidez un televisor 8K, ¿Para qué? ya veo innecesrio el 4K en televisores más pequeños de 50 pulgadas (exceptuando monitores), 8K es casi imposible de diferenciar del 4K en un televisor normal a una distancia normal.