Brainflight Projekt para pilotear aviones con el pensamiento

B

La automatización es esa brecha (cada vez más pequeña) que existe entre lo ficticio y lo real. Máquinas, sistemas, ordenadores y hasta objetos cotidianos son capaces de operar de forma autónoma o ser guiados por un usuario para realizar diferentes operaciones que, si bien no nos demanda gran esfuerzo realizarlas, siempre es mejor si se hacen solas. A todo lo anterior hay que añadirle un curioso “gorro” que es capaz de entender nuestros pensamientos y utilizarlos para nada más y nada menos pilotar un avión, tarea que a simple vista no parece ser nada fácil.

Científicos del Instituto de Sistemas de Dinámicas de Vuelo de la Universidad de Münich (Alemania), han diseñado una especie de gorro que permite pilotar un avión con el pensamiento, sin necesidad de tener que utilizar mandos o pedales, o bien contar con conocimientos previos en aviación. Presentado por Tim Fricke, ingeniero aeroespacial de dicha universidad, el sistema fue probado en un simulador de vuelo donde reunieron a siete participantes con diferencias en su experiencia de vuelo, incluyendo a una persona sin experiencia. Una vez realizada la prueba y recogidos todos los resultados, estos fueron muy positivos ya que todos lograron pilotar el avión con gran precisión, la suficiente como para reunir los requisitos para obtener una licencia de vuelo. Una de las pruebas consistía en ser capaz de seguir ocho de cada diez destinos con una desviación de diez grados, y varios de los participantes lograron también la aproximación de aterrizaje con escasa visibilidad, incluso un participante aterrizó a unos pocos metros de la línea central.

Captura de pantalla de 2015-06-04 02:26:16Para poder pilotar, los participantes solo deben colocarse el “gorro” y pensar en el vuelo para que el simulador pueda captar la actividad cerebral y mantenerse estable. Esto es posible gracias a la medición de las ondas cerebrales utilizando electrodos de encefalografía (EEG) que están conectados al gorro. Después de eso, se descifran los impulsos eléctricos y se convierten en comandos de control útiles. Esto lo han logrado mediante un algoritmo desarrollado por científicos del Departamento de Psicología Biológica y Neuroergonómica en el Instituto de Tecnología de Berlín.

El reto de los científicos ahora es modificar el sistema de tal forma que se pueda adaptar al nuevo método de control de los requisitos para el sistema de control y la dinámica de vuelo. Generalmente los pilotos sienten cierta resistencia en el mando, por lo tanto, deben ejercer una fuerza significativa cuando las cargas inducidas en el avión son demasiado grandes, y esa información se pierde cuando se usa el control cerebral. Es por esto que dichos científicos buscan métodos alternativos de retroalimentación para indicar cuando el avión es sometido a turbulencias.

“Una visión a largo plazo del proyecto sería hacer volar accesible a más personas; con el control del cerebro, volar, en sí mismo, podría ser más fácil. Esto reduciría la carga de trabajo de los pilotos y de esta manera aumentaría también la seguridad. Además, los pilotos tendrían más libertad de movimiento para manejar otras tareas manuales en la cabina” afirma Ficke. Los resultados serán presentados a finales de setiembre en el Deutscher Luft und-Raumfahrtkongress (Congreso aeroespacial Alemán).

Te dejamos un vídeo donde muestra el funcionamiento de este curioso invento.

About the author

Guillermo Alegre
Guillermo Alegre

Estudiante, amante de la informática y de la tecnología, fiel seguidor de Linux y Windows Phone y por sobre todas las cosas muy curioso.

1 comment