Simplemente no se puede. No existe la distribución perfecta ni el método infalible para elegir una distribución Linux. Si eres usuario de Windows esto te parecerá extraño, incluso te parecerá un quebradero de cabeza elegir algo así de bote pronto. ¿Y si no es lo que esperaba? ¿Y si no me adapto? ¿Y si hay algo mejor?

Esto no son más que miedos sin sentido. Linux es el corazón del sistema operativo, y lo que hacen las distribuciones es añadir un gestor de ventanas y una serie de programas. Los gestores de ventanas se pueden cambiar y también los programas, no es necesario que los primeros que utilicemos sean los definitivos. De hecho, no creo que exista ninguna distribución que contenga exactamente todos los programas que queramos, siempre hay que instalar o desinstalar alguno.

Ahora sí, hay distribuciones mas simpáticas para el recién llegado, otras que buscan un consumo menor o las que no conciben el uso del ratón. Es por ello que hay 4 aspectos que debes conocer para poder elegir tu primera distribución:

Gemma Atkinson

1) deb o rpm: deb es el gestor de instalaciones utilizado en las distribuciones Debian y rpm en las que provienen de Red Hat. Ambos válidos y ambos potentes, pero utilizan paquetes distintos y tienen comandos distintos. Hay quién dice que el rpm no llega al nivel del deb. Tan solo tener en cuenta que hay diferencias y que tal vez haya que aprender algo distinto en cada una, pero nada que un recién llegado deba de preocuparse en demasía.

2) Gestor de ventanas: Los hay de todos los colores. Fluxbox, xfce y lxde son famosos por los pocos recursos que utilizan. KDE y Gnome son los eternos rivales, pero consumen más. Unity es el nueva en el juego. Ten claro que se puede cambiar el gestor en cualquier momento, no nos ofusquemos. Hay quién ama KDE y quién ama Gnome. yo me dejaría llevar por aquella que me convenciese más, siempre teniendo en cuenta los recursos de los que disponemos.

3) Recursos: ¿Disponemos de un ordenador nuevo o de uno que ya no reluce tanto? Aquí ya afecta la distribución. Las hay que se conforman con muy poco como son Puppy Linux y las hay que demandan un poco más como Linux Mint. ¿Pero este poco más es cuantificable? Cuando me refiero a que una distribución se conforma con muy poco me refiero a qué funciona con aquel viejo Pentium II que tenemos escondido en el trastero. De hecho, Damn Small Linux es famosa por qué tan solo necesita 50Mb para ser instalada. Cuando ya nos acercamos a un Pentium IV cualquier opción es válida, tan solo hay que tener en cuenta que el gestor de ventanas elegido es uno que consuma pocos recursos. Por ello las mismas distribuciones muchas veces vienen con distintos gestores de ventanas, para que descarguemos aquél que necesitemos.

4) Experiencia previa: Y es que lo peor de todo es el desconocimiento. Hay distribuciones complicadas como lo es Gentoo, que demanda una compilación de casi cada cosa que se añade al sistema. Pero luego está Ubuntu que tiene un Centro de Software que no tiene nada que envidiar al Play Store de Google o a la App Store de iOS. De esta manera instalar un programa no es algo que deba llevarnos de cabeza. A veces me preguntan por distribuciones similares a Windows; no las hay, pero si que hay temas que se asemejan al mismísimo Windows XP. Aun así, hay distribuciones muy sencillas, más intuitivas incluso que el Sistema Operativo de Microsoft.

Sense títol

Un quinto aspecto podría ser el uso que se le va a dar. Hay distribuciones especializadas en música, por ejemplo; pero al fin y al cabo no son más que distribuciones con programas específicos que podemos instalar más tarde. A todo esto puede ayudar esta encuesta, la cual ofrece según las necesidades una serie de distribuciones que se pueden adaptar al usuario.

Pero recuerda, no te agobies. El cambio de una a otra siempre es posible si tienes una partición para la carpeta home, ya que en ella se guardan las configuraciones de programas lo que hace la reinstalación más cómoda. Además, recuerda que siempre puedes probar las distribuciones en su modo cd-live, sin tenerlas que instalar.

Al final, es probar qué distribución encaja mejor con tus necesidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 comentarios

  • Muy post, interesante. Tengo hecha una partición para Linux y suelo cambiar bastante de distribución. De las que he probado destaco Elementary OS y Lubuntu. Un saludo

  • Buen post, a mi Xubuntu me sirvió para revivir un viejo pentium 4, y la verdad anda muy bien, aun con solo 1 GIga de ram, ademas de ser en extremo personalizable.

  • Xubuntu y Fluxbuntu son ideales en estos caso. Gracias por tu comentario, me alegra que la gente reviva viejos pc’s para sus pequeños proyectos ;)