KDE Neon para los amantes de Plasma.

K
No me canso de decirlo, KDE Plasma 5 es mi entorno de escritorio favorito en Linux, incluso lo prefiero a macOS y en algunos casos a Windows. El acertado desarrollo por parte de sus creadores lo ha establecido como el escritorio por defecto de cientos de distros y, en prácticamente los mejores sistemas operativos del mercado, lo encontramos presente. La verdad es que su atractivo visual es increíble, incluso puede ser configurado para asimilarse a macOS, siendo incluso más acertado en algunos aspectos al escritorio de Apple. KDE Neon es la distribución oficial de los desarrolladores de KDE Plasma para demostrar todas las novedades al estilo más puro y limpio, sin muchas aplicaciones pre instaladas y con el Kernel más reciente. Se basa en Ubuntu LTS por lo que tendrás una mejor compatibilidad con los repositorios y el software en general. En pocas palabras, es la forma más sencilla de probar Plasma sin dificultades en su instalación o uso, tras unas pocas configuraciones al inicio estarás usando uno de los mejores SO que he usado en mi vida, aunque si que es cierto que echo en falta algunas aplicaciones más avanzadas sin tener que descargarlas.
Puedes usarlo junto a Windows o cualquier otros SO que tengas instalado en tu máquina, o simplemente en un Live USB para comprobar que se lleve bien con las características de tu hardware, aunque si no quieres muchas complicaciones siempre puedes instalar una Máquina Virtual para ver si de verdad merece la pena. En mi opinión es más que suficiente para ser tu sistema operativo principal en algún dispositivo que no uses tanto o que no dependa de aplicaciones pesadas de Windows o Mac, siempre puedes usar Wine, pero no lo recomiendo mucho en esta distro. Antes de descargarlo debes tener en cuenta que Neon consume bastante recursos de tu ordenador. No es un Linux para hardware limitado, deberás tener al menos un micro i3 y 8GB de RAM para que corra a la perfección. Aunque con unas especificaciones más reducidas funcione bien, no lo recomendaría para nada, la experiencia no sería la misma y te perderías lo mejor de Plasma, por lo que si tenías pensado instalarlo en un ordenador antiguo o de bajos recursos, esta no es tu solución, y es que Plasma está pensado para rivalizar con los grandes del sector, y hasta el día de hoy, sus logros son increíbles y en muchos casos superiores a la competencia. Esta distro te permitirá comprobar por tus propias manos lo asombroso que puede llegar a ser un Linux bien hecho, y es que, después de un solo mes de uso, he decidido dejar de lado a Ubuntu, Linux Mint, Fedora y OpenSuse, mis distros más frecuentes, no las necesito, con una distro limpia y sin ciertas restricciones mi experiencia es mucho mejor, es una lástima que con el paso del tiempo, y en búsqueda de una propuesta más profesional, las grandes marcas se olviden del usuario medio que solo quiere que el sistema valla bien, y ojo, no digo que en las antes citadas no sea así, es que sinceramente hablando no han innovado mucho en los últimos tiempos y cada actualización solo trae mejoras menores y pocas significativas. Por eso me encantan las distribuciones pequeñas, pero sin limitaciones en lo que se puede conseguir con ellas, es que incluso en Kubuntu, la versión de Ubuntu con KDE Plasma por defecto como escritorio, Cannonical limitó y estableció restricciones en el núcleo de la distro en cuanto al propio escritorio, algo que en KDE Neon no está presente, y fue mi punto clave para decidirme por Neon en vez de Kubuntu.

¿Quieres probar tu también?

No te preocupes por cómo instalar Neon, en la propia web de la distro se encuentra un tutorial bien explicado, y algo sencillo incluso para los menos familiarizados con Linux, algo que se agradece KDE. Tan solo necesitas una memoria USB de 8GB o superior y algún programa como Rufus para crear un pendrive booteable, primero se ejecutará como live así podrás probar la compatibilidad con tu ordenador, en el mismo escritorio está la aplicación para instalarlo junto a Windows o como único Sistema Operativo. Si te surge alguna duda durante el proceso no te preocupes, si el propio instalador te responde la duda, con una simple búsqueda en internet encontrarás información de sobra, y es que, esa es otra de las grandes ventajas de KDE Neon, la inmensa comunidad que la respalda, de verdad, literalmente cualquier pregunta que tengas o cualquier cosa que quieras hacer tendrá su respuesta en algún blog, foro o video bien detallado y fácil de entender. Puedes descargar la última versión siguiendo este enlace o conocer el resto de distribuciones con KDE Plasma desde el propio sitio oficial, todas de ellas igual de buenas que Neon, aunque personalmente sigo eligiendo la distro líder de Plasma.

Sobre el autor

Lázaro Suárez

Amante de la tecnología y apasionado por la astronomía, he sido diseñador web y productor musical por 7 largos años.

Añadir comentario