Llega la inflación a los productos tecnológicos

L

Este verano del 2022 ha sido la temporada de inflación para muchas personas. Los precios del combustible se dispararon a principios de este año y solo han comenzado a bajar lentamente, lo que ha provocado que aumenten los precios de otras cosas que tenemos que pagar, como los comestibles. El pan, la pasta, las verduras y otros consumibles ahora cuestan más que hace un año, o incluso hace unos meses.

Muchas empresas de tecnología establecen el precio objetivo de su producto al comienzo de su ciclo de desarrollo para evitar verse afectadas por las oscilaciones de la inflación a corto plazo. También es raro que los dispositivos tecnológicos suban de precio después de su lanzamiento; de hecho, estamos acostumbrados a que se abaraten con el tiempo.

Aún así, hemos visto muchos ejemplos este año de dispositivos que se han vuelto más caros o que no han bajado de precio con el tiempo de la forma en que estamos acostumbrados a hacerlo. Esto se debe en parte a la continua escasez de componentes, lo que hace que sea más difícil para las empresas obtener piezas para dispositivos que no utilizan procesadores de teléfonos inteligentes o portátiles de gama alta. Pero incluso las grandes empresas se ven afectadas por el aumento de los costos del combustible y otros efectos inflacionarios, lo que también contribuye al aumento del precio de su próximo dispositivo.

Vamos a ver algunos ejemplos y tomaremos como referencia el precio oficial anunciados en su lanzamiento (normalmente en dólares):

El nuevo MacBook Air de Apple, anunciado a principios de junio y enviado en julio, tiene un precio inicial de 200 dólares más que el modelo al que sucede. Es difícil decir que esto se debe enteramente a la inflación porque el nuevo Air viene con una serie de características nuevas para ayudar a justificar su precio, como un nuevo diseño de chasis, una mejor pantalla y un procesador más rápido.

Samsung anunció recientemente un conjunto completo de nuevos dispositivos portátiles y teléfonos plegables. El Galaxy Z Fold 4 y el Z Flip 4 tienen el mismo precio que sus antecesores, pero el nuevo Galaxy Watch 5 cuesta 30 dólares más que el Galaxy Watch 4, a pesar de que solo viene con una batería un poco más grande y un sensor de salud adicional (dudosamente útil). Del mismo modo, los nuevos Galaxy Buds 2 Pro cuestan 229 dólares, 30 más que los Galaxy Buds Pro cuando salieron.

A fines del año pasado, Sonos subió los precios de su línea de altavoces inalámbricos, citando el aumento de los costes de la cadena de suministro. Este fue un movimiento poco común para una empresa. Meta aumentó recientemente el precio de los auriculares de realidad virtual Quest 2 en 100 dólares (un aumento del 33%) mientras intenta detener su propia hemorragia de ingresos en todo su negocio. El Quest 2 probablemente fue una pérdida de dinero para Meta en el lanzamiento, pero gracias a otras presiones comerciales y económicas, está claro que Meta no quiere seguir flotando, por lo que los consumidores tendrán que pagar más en el futuro.

Ha sido más difícil encontrar grandes ofertas en la tecnología del año pasado en comparación con años anteriores. Por ejemplo, hace un año pude obtener un iPad Pro del mismo año del lanzamiento por cien dólares menos que en su precio de lanzamiento; mientras que cuando estaba buscando una oferta similar este verano, las grandes tiendas se quedaron vacías. Tuve que buscar en eBay, Amazon y otras tiendas online hasta que pude encontrar algo por un precio que estaba dispuesto a pagar. Nuestro equipo de ofertas también ha visto menos grandes descuentos en productos nuevos en caja en general este verano, con la mayoría de las buenas ventas en dispositivos reacondicionados o de segunda mano. Otro factor que mantiene altos los precios es la falta de disponibilidad de muchos productos en demanda, gracias a los continuos problemas de la cadena de suministro.

A medida que nos acercamos a la gran temporada de lanzamiento de productos, podemos esperar ver los efectos de la inflación en los precios de los nuevos teléfonos, ordenadores portátiles y otros dispositivos que se anuncien. Los analistas de la industria advierten que el iPhone 14 será más caro que el iPhone 13; Si eso funciona, Apple podría mantener el iPhone 13 en la línea sin bajar su precio como lo ha hecho con los modelos más antiguos en años anteriores. Seguirá pareciendo un ahorro en comparación con el nuevo y seguirá costando lo mismo que hace un año. También se espera que Apple use el mismo procesador en el iPhone 14 que en el iPhone 13, similar a cómo los nuevos relojes de Samsung usan los mismos chips que el año pasado pero cuestan más.

Según los informes, Amazon aumentará sus tarifas de vendedor este otoño para hacer frente a la inflación. Lo más probable es que este costo se transfiera a los consumidores, lo que significa que el precio de su próximo cable USB-C o estuche para teléfono será más caro.

Nos hemos acostumbrado a que el costo de la tecnología disminuya con el tiempo, y si observa una escala a largo plazo de décadas, ese sigue siendo el caso. Pero no podemos esperar que la tecnología sea inmune al resto de la economía para siempre, y si su próxima barra de pan cuesta más que antes, es probable que su próximo teléfono inteligente también lo haga.

Sobre el autor

Carlos

Me definiría como persona entusiasta que le encanta aprender cosas nuevas, tener retos nuevos y vivir nuevas aventuras constantemente. Además, soy de los que opinan que hay disfrutar y aprovechar al máximo cada momento. Me dedico al Marketing Online, aunque me apasiona la ciencia, las motos y los deportes como el remo, la natación y el MMA.

Añadir comentario