¿Qué es un contrato inteligente o smart contract?

¿

Probablemente hayas oído hablar de criptodivisas como Bitcoin o Ethereum. Si es así, lo más probable es que también hayas oído hablar de Blockchain. El Blockchain es una red global de ordenadores que permite el comercio de monedas digitales. En esta red, cada transacción de criptodivisa se registra en un libro público. Los contratos inteligentes son el mecanismo que rige esta forma de moneda descentralizada y de vanguardia.

¿Qué és un contrato inteligente o smart contract?

Un contrato inteligente o smart contract es un tipo de contrato escrito en código y almacenado en una cadena de bloques del Blockchain. Los contratos inteligentes son autoejecutables, lo que significa que pueden ejecutar automáticamente los términos del contrato sin necesidad de un tercero. Esto los hace más eficientes y seguros que los contratos tradicionales.

¿Cuándo se inventaron los contratos inteligentes?

A fines de la década de 1990, Nick Szabo, científico informático y abogado, se dio cuenta de que la tecnología de registro descentralizado que impulsaba Bitcoin podía usarse para algo más que dinero. Propuso la idea de un “contrato inteligente”: un contrato que podría hacerse cumplir sin la necesidad de un tercero, como un banco o un gobierno.

Szabo expuso cómo podrían funcionar estos contratos en un ensayo de 1996. Su idea era que si podía poner todos los términos de un contrato en la cadena de bloques, se aplicaría automáticamente. Si una persona no cumplía con su parte del trato, la otra persona recuperaría automáticamente su dinero.

Sería como instalar una máquina expendedora, donde pones tu dinero y la máquina te da una lata de Coca-Cola. Pero en lugar de una lata de Coca-Cola, obtienes un contrato que se ha ejecutado.

En los años transcurridos desde el ensayo de Szabo, la idea de los contratos inteligentes ha sido retomada por una serie de proyectos diferentes, sobre todo Ethereum. Ethereum es una plataforma descentralizada que ejecuta contratos inteligentes: aplicaciones que se ejecutan exactamente según lo programado sin posibilidad de fraude o interferencia de terceros.

Los contratos inteligentes de Ethereum funcionan con una criptomoneda llamada ether. Ether es como la gasolina para la red Ethereum: es lo que se usa para impulsar los contratos.

Hasta ahora, los contratos inteligentes de Ethereum se han utilizado para crear de todo, desde versiones descentralizadas de instrumentos financieros tradicionales como préstamos y derivados, hasta nuevos tipos de aplicaciones como coleccionables digitales y sistemas de votación.

Las aplicaciones potenciales de los contratos inteligentes son casi ilimitadas. Y a medida que la tecnología continúa evolucionando, podemos esperar ver usos aún más innovadores y disruptivos para los contratos inteligentes en los próximos años.

¿Para qué se pueden utilizar los contratos inteligentes?

El vasto alcance de los contratos inteligentes se relaciona con el vasto alcance del propio Blockchain. El ejemplo más obvio de un contrato inteligente podría ser el de las monedas digitales, pero también se pueden usar para la venta de bienes físicos. Digamos, por ejemplo, que Xavi quiere comprar el coche de Adeñaida. Hacen un acuerdo usando bitcoin y un contrato inteligente. El contrato inteligente es entre Xavi y Adelaida y dice que cuando Xavi le paga a Scott 500 bitcoins, Adelaida transferirá la propiedad del coche a Duncan.

Una vez que el acuerdo está vigente, es permanente y no se puede cambiar. Xavi podrá pagar con seguridad a Adelaida el precio de venta acordado sin ningún problema de confianza. No se necesitan terceros, como bancos, corredores o asesores legales. No se pagan comisiones, no se producen retrasos y no hay problemas de administración de terceros.

Una vez que se cumple la condición inicial del contrato, en este caso que Xavi pague a Adelaida los 500 Bitcoins, el contrato se ejecuta automáticamente y el coche cambiará de propietario.

¿Cómo se construye un contrato inteligente o smart contract?

Los contratos inteligentes se pueden construir en una variedad de plataformas de cadenas de bloques, como NEO y Ethereum. Están escritos en el lenguaje de codificación de la plataforma. Esta es solo una de las razones por las que la demanda de codificadores se está disparando a medida que el mundo observa el enorme potencial de las monedas digitales, la cadena de bloques y los contratos inteligentes.

Entonces, ¿cómo se inician los contratos inteligentes? En la mayoría de los casos, comienza con una solicitud de propuesta (RFP) de una empresa o individuo que desea utilizar la tecnología blockchain para un propósito específico. Luego, los codificadores desarrollarán el contrato inteligente en la plataforma elegida y se implementará en la cadena de bloques.

Una vez implementado, el contrato inteligente puede ser utilizado por cualquier persona que tenga el permiso necesario para hacerlo. Por ejemplo, se podría usar un contrato inteligente para enviar automáticamente pagos a un proveedor una vez que se haya entregado un producto.

Lo mejor de los contratos inteligentes es que se pueden usar para casi cualquier cosa que se pueda codificar en ellos. Esto significa que las posibilidades son infinitas y que solo estamos comenzando a arañar la superficie de lo que pueden hacer.

Cómo pueden los contratos inteligentes cambiar el mundo

Los contratos inteligentes podrían cambiar potencialmente nuestro mundo de varias maneras. Debido a que eliminan la necesidad de terceros, se obtienen beneficios en términos de coste y velocidad. Además, se reduce el fraude y se mejora la ciberseguridad gracias a la naturaleza descentralizada, permanente y de acceso abierto de Blockchain.

Una forma en que los contratos inteligentes podrían cambiar nuestro mundo es reduciendo el coste de las transacciones. Los clientes ya no tendrán que pagar comisiones a los intermediarios, ya que los contratos inteligentes les permitirán tratar directamente entre ellos. Esto podría potencialmente ahorrar mucho dinero, ya que a menudo hay muchos terceros involucrados en transacciones complejas. Por ejemplo, en la venta de una casa intervienen agentes inmobiliarios, abogados y bancos, todos los cuales cobran honorarios. Al eliminar la necesidad de estos intermediarios, el costo de la transacción podría reducirse significativamente.

Otra forma en que los contratos inteligentes podrían cambiar nuestro mundo es haciendo que las transacciones sean más rápidas. Sin la necesidad de intermediarios y sus propios controles y procesos, las transacciones se pueden completar mucho más rápido. Esto podría ser particularmente beneficioso en los tratos comerciales, ya que el tiempo suele ser esencial.

Finalmente, los contratos inteligentes también podrían cambiar nuestro mundo al reducir el fraude y mejorar la ciberseguridad. Esto se debe a que la naturaleza descentralizada, permanente y de acceso abierto de blockchain hace que sea muy difícil manipular los datos. Como resultado, los contratos inteligentes podrían ayudar a crear un entorno en línea más seguro y confiable.

Sobre el autor

Añadir comentario