A diario se nos bombardea con información sobre empresas de nueva creación, startups emprendedores de éxito, aceleradoras, incubadoras, Sillicon Valley,..

Pero, ¿de qué va todo esto? A día de hoy, saber qué es un emprendedor no es difícil, hay muchos de ellos. Tan sólo son los autónomos de antes, pero con otro nombre. La diferencia es que los emprendedores a los que se suele referir la televisión hoy en día son aquellos que buscan un impacto global, algo con una repercusión en distintos países. El emprendedor de toda la vida ha buscado tener una influencia más local. En cuanto al ahora llamado emprendedor, debe buscar un modelo de negocio innovador si quiere poder hacerse eco alrededor del globo, cosa que con el del ámbito local no es necesario. Además, este segundo tiene unos ingresos mayores inicialmente que el emprendedor del que aquí hablaremos.

Todo este movimiento se genera en Silicon Valley, donde precedentes como Google o Facebook hacen que muchos se planteen la pregunta: ¿Y por qué ellos?

Tal vez América sea la tierra de las oportunidades y cualquiera con una buena idea pueda sacarla a flote. Pero España no se queda atrás. Tal vez no hayan facilidades ni la cultura esté tan arroaigada en las personas pero han aparecido una serie de mecanismos que pueden ayudar en ciertas fases de la creación de una empresa.

url

Para ello se necesita una idea. Una idea que puede ser original, o puede ser copiada, ya que muchas veces ser competencia directa de una gran empresa puede llevar a una absorción de una compañía por otra. De esta manera, con la idea clara hay que buscar un equipo.

Una vez con la idea, aparecen cosas como las incubadoras, que no son más que generadoras de empresas. Lo que hacen es que, a cambio de un porcentaje de la empresa, se encargan de formar a los emprendedores, o de darles un espacio de trabajo, o de presentarles a inversores o incluso socios. Son lugares dónde se prueban ideas, es el inicio de todo. Evidentemente, es un paso que se puede obviar si uno se ha formado en otros ámbitos, como son los másteres de emprendimiento.

Sí, sé que suena raro dicho así, pero es como se hacen llamar. Los hay que se hacen llamara cursos, otros que se hacen llamar seminarios. Al final son charlas en las que alguien que ya ha formado una empresa cuenta cómo lo ha hecho. Los hay que hablan de lean canvas y los hay que hablan de cómo hacer un buen pitch, pero lo que buscan todos es hacer más fácil la entrada al mundo de las startups.

De esta manera, a diario se generan startups en nuestro país y ayudas para aquellos que se atreven a emprender. De hecho, se está generando una cultura emprendedora alrededor de este movimiento que seguramente lleve a muchos a emprender sin que ese sea su cometido en la vida, pero que seguro ayudará a despegar a otras empresas con el nivel adecuado. Y tú, ¿te atreves a emprender?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *