Tor Messenger, comunicaciones sin mirones en la red

T

Y es que vivimos en una época convulsa dónde ya no vale eso de aceptar los términos y condiciones y pasar a la siguiente pantalla. Hemos pasado del “Confirmo que he leído la condiciones” a estar preocupados por lo que las grandes empresas como Google o Facebook saben de nosotros.

De hecho, aún recuerdo el respingo que di el día que vi como Facebook me mostraba publicidad del tema que estaba hablando con un amigo por el chat de dicha plataforma. Mientras Google tiene el poder de todas las búsquedas, de todo aquello que deseamos, Facebook tiene aquello más personal, esas conversaciones que a veces pensamos que nadie conocerá. Tal vez compró Whatsapp para continuar con dicho monopolio.

Es por eso, por la incomodidad que nos surge al pensar sobre estas cosas, que se ha creado Tor Mesenger. Para los que no lo sepan, Tor -o la red de la cebolla- es una red para acceder de forma anónima a Internet (Te hablamos de ella aquí, ¿te acuerdas?). De esta manera, mediante su software que oculta el origen y destino del tráfico, es posible navegar por Internet sin que nadie pueda ver tu actividad online. Esto puede incluso ayudar a saltarse algunas censuras en ciertos países.

tor-messenger-01

De esta filosofía nace un cliente de mensajería que intenta el mismo cometido: que nadie pueda acceder a nuestra actividad online en los clientes de chat. Para ello Tor Messenger se combina con Facebook, Google Talk o XMPP entre otros. Tor se basa en el cliente de mensajería Instantbird y utiliza la tecnología OTR, la cuál se encontraba como opción en Pidgin. Lástima que Pidgin haya ido cada vez a menos y que la privacidad no fuese su principal baza. Tal vez lo hubiese utilizado más gente.

Ya que para una comunicación totalmente anónima no basta con que una parte utilice Tor Messenger, debe de ser utilizado por las dos partes, sino serían almacenados algunos datos que podrían descubrir al emisor. Pero claro está que siempre sería peor no utilizar ninguna protección.

El segundo problema -temporal- es el de la plataforma. Por ahora tan sólo se encuentra disponible para Linux (32 y 64 bits) pero pronto se desarrollarán los binarios para Windows. Así que, ¿Te unes en la construcción de una red alejada de los mirones?

About the author

Sergio Luján

Ingeniero industrial especializado en proyectos electrónicos. Geek por definición; así que suelo pasearme por Twitter, @jLodz.

Add comment