Xbox Series, cual elegir para dar el salto a la nueva generación.

X

Personalmente prefiero las consolas de videojuegos creadas por Microsoft, aún tengo mi Xbox One de 500 GB como nueva, es donde juego todos los títulos que se han estrenado hasta la fecha, a pesar de haber salido la One S y One X posteriormente, no decidí cambiar a ninguna de las dos, pero con la Novena Generación de consolas y todas las novedades que estrenan, las cosas cambian y mucho.

Corría el 2020 Microsoft presentaba las sucesoras de la marca Xbox, las Series X y Series S, que entrarían al mercado para ofrecer un cambio de conceptos, por una parte, la Series X es la consola más potente jamás creada y capaz de correr los juegos a resolución 4K nativa, incluso a 8K en algunos casos. Pero además de ser una verdadera bestia en cuanto a procesamiento gráfico y rapidez gracias a su disco duro sólido (SSD), incluye una característica muy innovadora que para mí ha sido el motivo de decidirme a dar el salto, y es el Quick Resume.

En pocas palabras esta opción nueva de Xbox te permite tener ejecutándose en segundo plano una gran cantidad de juegos, para así poder reanudar justo donde lo dejaste, con los mismos tiempos de carga ridículamente cortos que tienen estas nuevas consolas. La Xbox Series S también cuenta con esta función, aunque un poco más limitada por las características de hardware.

Para que te hagas una idea; estoy jugando, pongo pausa, apago la Xbox desconecto de la energía y me voy a dormir. Al otro día tardo 5 segundos en retomar el juego desde el inicio al menú de pausa justo como lo dejé. Para mí, la mejor utilidad del Quick Resume es esa, no varios juegos a la vez.

Ejemplo de Quick Resume funcionando.

Series S viene a presentarle a los jugadores más casuales la propuesta definitiva para disfrutar como nunca antes a los títulos más exigentes y de estreno, a un precio más que asequible para todos los bolsillos. Al igual que su hermana mayor, cuenta con todas las funcionalidades que Microsoft tanto empeño a dedicado, eso sí, y mucha atención, Series S no cuenta con entrada física para discos de juegos por lo que el juego es exclusivamente digital y dependería del Game Pass, la Store de Xbox o cualquier otra forma que tengas, siempre y cuando sea digital. Otro aspecto a tener en cuenta es que la resolución se reduce a 1440p por lo que se sitúa en un mercado más abundante, ya que aún el 4K no ha llegado a todos los hogares.

Otra característica anunciada por Microsoft que llegó con esta Novena Generación de consolas es la retrocompatiblidad en juegos con todos los modelos de Xbox, además de contar con el FPS Boost para los juegos de las consolas pasadas que se han estado añadiendo en estos últimos meses, lo que significa una mejora de rendimiento y detalles excepcional. Y es que el gigante del sector ha sabido como tratar de ofrecer al mercado todo lo que este se merece, que más decir del Game Pass y lo increíble que resulta para jugar todos los títulos que quieras por muy poco dinero.

La lista de juegos compatibles con FPS Boost se actualiza con frecuencia.

Características del hardware.

Xbox serie X a la izquierda y Xbox serie S a la derecha

Xbox Series X

  • Dimensiones: 15,1 cm × 15,1 cm × 30,1 cm (5,9 pulgadas × 5,9 pulgadas × 11,9 pulgadas)
  • Procesador: AMD Zen 2 personalizado de 8 núcleos; 3.8 GHz, 3.6 GHz con SMT
  • Memoria: GDDR6 SDRAM; 16 GB
  • Almacenamiento: SSD NVMe personalizado; 1 TB
  • GPU: Arquitectura personalizada AMD Radeon RDNA 2; 1.825 GHz

Xbox Series S

  • Dimensiones: 15,1 cm × 6,35 cm × 27,5 cm (5,9 pulgadas × 2,5 pulgadas × 11 pulgadas)
  • Procesador: AMD Zen 2 personalizado de 8 núcleos; 3.6 GHz, 3.4 GHz con SMT
  • Memoria: GDDR6 SDRAM; 10 GB
  • Almacenamiento: SSD NVMe personalizado; 512 GB
  • GPU: Arquitectura personalizada AMD Radeon RDNA 2; 1.565 GHz

Ambos modelos cuentan con una conectividad de:

  • Gigabit Ethernet
  • 3 puertos USB 3.1
  • Wifi IEEE 802.11ac
  • Salida HDMI 2.1
  • Entrada HDMI 2.1

En cuanto al audio dispone de un proyecto personalizado de audio 3D de acústica, Sonido envolvente 7.1, Dolby Atmos y DTS: X. Los métodos de entrada son el clásico Controlador Xbox de cuarta generación, controladores y accesorios Xbox One compatibles. Finalmente cuenta con la posibilidad de añadir una tarjeta de expansión de almacenamiento externo (hasta 2 TB) lo que te permitirá tener una colección inmensa de títulos para disfrutar en toda una vida.

El precio oficial se mantiene en los 499.0€ para la Series X y 299.0€ para Series S.

Mi decisión, finalmente.

Después de tanto tiempo para pensar y hacerle una despedida propia a mi vieja Xbox One, me llegó el momento de elegir con cuál de los dos modelos me quedaría particularmente, y con cuál te recomendaría quedarte tu también.

Definitivamente Series X es la decisión correcta para todos aquellos que quieren la máxima experiencia de Gaming, y más importante, que cuenten con una pantalla 4K, aunque no es necesario, pero si quieres que la magia se muestre a todo color es lo más sensato de hacer. Esta es la elección que deberías de hacer si le dedicas bastante tiempo a los videojuegos sin lugar a dudas, y es la que yo elegiría. A pesar de no tener una TV 4K ni dedicarle mucho tiempo a jugar (aunque varios títulos son la excepción), estaría a mi disposición una verdadera obra de arte, por apenas 100 euros más que su hermana pequeña.

Pero no lo dudes ni por un solo segundo, Series S es una elección perfecta para cualquiera, si pudiera compraría las dos, y si quisiera viajar podría fácilmente llevar conmigo esta pequeñita, para jugar en donde sea que esté, ya que con mi cuenta de Xbox tendría acceso a todos mis juegos del Game Pass y lo más importante, mi progreso guardado en las partidas.

Sobre el autor

Lázaro Suárez

Amante de la tecnología y apasionado por la astronomía, he sido diseñador web y productor musical por 7 largos años.

Añadir comentario