Linux no es un sistema operativo, es una forma de hacer o ver las cosas

L

linux-windows-hosting

Tras la publicación de 10 indicadores de que debes cambiar a Linux aparecieron una serie de comentarios en los que la visión partidista del autor parecían que intentase justificar las bondades de Linux a través de las erratas de Windows. No era la intención. Lo que se buscaba era mostrar qué cosas de Windows hacen que te remuevas, que te sientas incómodo y lo suficientemente predispuesto a cambiar. A buscar otra cosa.

Si eres de los que no sientes esa necesidad, de los que se sienten cómodos con su sistema operativo porque cumple sus expectativas, ¿Por qué cambiar? Un sistema operativo no se debe a su público, sino a sus características. Si te gustan, adelante; si no, busca otra cosa.

De esta manera, se mencionaban indicadores de insatisfacción, pero realmente Linux es más que eso. Y eso se ve reflejado en otro de los comentarios: “Linux no es un sistema operativo, es una forma de hacer o ver las cosas”. Qué filosófico, pero qué cierto.

El sistema operativo del pingüino es otra cosa a la que estamos acostumbrados. Es una base a la que cada distribuidor le ha añadido una serie de aplicaciones. Las que, según su punto de vista, son las mas convenientes. Es por eso que aparecen distribuciones centradas en la educación, otras en la música, otras en la ciencia y también las hay generales. Además, de estas distribuciones, una tercera persona podría cambiar cosas de manera que esta distribución se volviese a publicar libremente.

Y esto es lo que nos lleva a la comunidad. Respecto a los sistemas operativos privativos, Linux se diferencia en que cualquiera puede modificar el software, siendo esta la fuente de su potencial. Ya que ante un fallo, no se depende de tan solo un grupo de personas designados por la empresa creadora del software, sino que hay miles de personas que por curiosidad, por crear un software mejor o simplemente por solucionar su propio problema, ayudan a la mejora y la reparación del software.

linux-8099-1680x1050

Por otra parte, algo que caracteriza el sistema son los pequeños programas. En Windows se suelen utilizar programas muy desarrollados y con muchas funcionalidades. Programas testeados y verificados para su comercialización. En Linux es justo al contrario. Se crean programas pequeños para necesidades concretas ya que la persona que lo crea simplemente quiere resolver un problema puntual. Esto no significa que el software sea de menor calidad o que no hayan programas con muchas funcionalidades, pero una gran parte de los programas son cosas pequeñas. Tan pequeñas que a veces no utilizan gráficos, sino que son tan solo aplicaciones en texto.

Pero no te asustes, esto es para aplicaciones más concretas o porque llega un punto que te pica la curiosidad de utilizar el texto, pero para el inicio, la mayoría de distribuciones cuentan con lo básico y una forma fácil e intuitiva de instalar cantidades ingentes de software que la mayoría de veces es gratuito y legal.

El proceso cognitivo que se realiza ya no es el todo, sino que se fragmenta más y esto lleva a formas de trabajo distintas. Esto no es ni bueno ni malo, tan sólo diferente. Ahora eres tú el que debe de responder a la pregunta, ¿Me apetece un cambio?

About the author

Sergio Luján

Ingeniero industrial especializado en proyectos electrónicos. Geek por definición; así que suelo pasearme por Twitter, @jLodz.

Add comment