Samsung Galaxy S a lo largo de la historia

S

Cuando hablamos de los mayores fabricantes de dispositivos móviles en el mundo, rápidamente se nos viene a la cabeza el nombre de Samsung, y es debido a que desde hace varios años, la compañía sur coreana lidera el ranking junto con los otros dos gigantes, Apple y Huawei. A diferencia de otras empresas como Xiaomi, el gran porcentaje de dispositivos vendidos no son de gama media, sino que los más reclamados por los consumidores son sus modelos topes de gama, nos referimos a los miembros de las familias Galaxy Note (smartphones de los cuales hablamos aquí) y Galaxy S, serie cuyo último modelo será presentado el 20 de febrero de este mismo año. Debido a este evento, en Rincón de la Tecnología decidimos hacer un breve repaso por todos los modelos principales de esta serie lanzada por el año 2010.

Galaxy S

Anunciado en marzo de 2010 y lanzado a la venta en junio de ese mismo año, este fue el primer smartphone de la serie S. Diseñado y fabricado para competir contra la gama alta de aquel entonces (HTC Desire, Xperia X10, Nexus One y iPhone 4), el dispositivo contaba con una pantalla de 4 pulgadas con resolución de 480×800 píxeles, procesador de un solo núcleo que corría a una velocidad de 1 GHz, 512 MB de RAM y versiones de 8 o 16 GB de almacenamiento interno ampliables mediante tarjeta microSD. Con respecto a sus cámaras, el sensor principal era de 5 megapíxeles y algunos modelos poseían una frontal VGA. El sistema operativo elegido fue Android en su versión 2.1 Eclair que funcionaba bajo la capa de personalización TouchWiz 3.0.

 

Galaxy S2

Considerado por muchos como el primer gran smartphone de Samsung, este pequeño de 4.3 pulgadas presentado en el Mobile World Congress del 2011 poseía un procesador dual core de hasta 1,2 GHz y venía acompañado de 1 GB de RAM, especificaciones que lo convertían en un dispositivo con el doble de rendimiento que su antecesor. La cámara trasera ascendía a los 8 megapíxeles y la frontal a los 2. Uno de los principales problemas del teléfono era su escasa batería de 1650 mAh que le brindaban una autonomía algo pobre comparada con la competencia.

Galaxy S3

Renovando su diseño y adoptando uno nuevo con las esquinas más redondeadas, este dispositivo lanzado en 2012 salta a las grandes ligas con su pantalla de 4.8 pulgadas HD y su procesador de cuatro núcleos a 1,4 GHz. Nuevamente la cantidad de RAM es de 1 GB pero su capacidad de batería crece hasta los 2100 mAh, lamentablemente tampoco son suficientes ya que sigue sufriendo problemas de autonomía. El punto fuerte del smartphone era su cámara, ya que con 8 megapíxeles era capaz de tomar algunas de las mejores fotografías comparándolo directamente con sus rivales.

Galaxy S4

El nuevo modelo de la serie S se comenzó a comercializar en abril del 2013, la versión internacional poseía un procesador de gama media alta, el Snapdragon 600, 2 GB de RAM y venía en tres versiones: 16, 32 y 64 GB de almacenamiento interno ampliables. Su cámara crecía hasta los 13 megapíxeles y su diagonal de pantalla junto con la resolución también, ahora poseía un panel de 5 pulgadas FullHD. A pesar de haber sido un éxito de ventas con 40 millones de unidades vendidas en los primeros 6 meses, el dispositivo se encontraba bajo la sombra de uno de los mejores teléfonos de toda la historia: el LG G2.

Galaxy S5

Lanzado en el segundo mes de 2014, este dispositivo poseía un buen hardware pero un mal diseño, construido enteramente en plástico, este teléfono era dueño de un Snapdragon 801 y 2 GB de RAM. Por primera vez en esta serie se incluía el lector de huellas ubicado en la parte frontal y la capacidad de grabar vídeo a 4K. Se vendieron 12 millones de unidades en el mismo tiempo que su predecesor vendió 40 millones. Uno de los grandes fracasos de la compañía. Aunque cabe destacar que tenía resistencia al agua.

Galaxy S6

La reivindicación de Samsung, presentado en tres versiones: S6 Flat (sin bordes curvados), S6 Edge y S6 Edge Plus, estos dispositivos estaban todos construidos en metal y cristal (por contra se pierde la resistencia al agua y la ranura para tarjeta microSD) y poseían el mejor hardware y los mejores apartados multimedia del momento, pantalla con resolución 1440p y cámara de 16 megapíxeles con apertura focal 1.9. La principal contra de las versiones estándar (no plus) era su no muy buena autonomía. Con respecto al software, una de las nuevas características de estos modelos era su nueva capa de personalización renovada y mucho más limpia que corría sobre Android 5.0 Lollipop. Poco a poco, Samsung iniciaba su camino hacia la excelencia.

Galaxy S7

Presentados de manera oficial el 21 de febrero de 2016 durante el Mobile World Congress de dicho año, este dispositivo no se caracterizó por su innovación sino por seguir la misma linea de diseño que su antecesor pero actualizando el hardware y agregando la resistencia al agua y la capacidad de ampliar el almacenamiento interno que previamente se había eliminado. Ademas hubo mejoras en el apartado fotográfico y en la autonomía que ahora sí no era un problema aunque todavía no era excelente. Considerado como uno de los mejores smartphones de la época, el dispositivo se presentó en dos versiones, una normal (sin bordes curvados) y una Edge que tenía la pantalla más grande entre otros detalles.

Galaxy S8

Actualizando su diseño a uno “todo pantalla” y quitando el sensor de huellas de la parte frontal para colocarlo en la trasera, nuevamente el teléfono presentaba lo último en hardware. Los nuevos modelos de la compañía se dieron a conocer el 29 de marzo de 2017 en dos versiones, ambas Edge pero una con mayor RAM y diagonal de pantalla.

Galaxy S9

Acercándonos más a los tiempos que corren, este buque insignia de la compañía sur coreana por primera vez fue sobrepasado en varios aspectos por su competencia: la cámara era de las mejores, pero no la mejor, lo mismo con la autonomía, el diseño y el software. El único apartado en el que siguió dominando fue en el de la pantalla con un panel SuperAMOLED 1440p de 5.8 pulgadas y 6.2 para su versión Plus.

About the author

Gonzalo Castillo
Gonzalo Castillo

Amante de la tecnología y aficionado a las series y películas. Interesado en el desarrollo web, el marketing y el comercio. Autodidacta que día a día busca obtener nuevas competencias.

Add comment